Canción actual

Título

Artista


“Los rusos solo hablan de cuestiones sociopolíticas en sus cocinas”

Escrito por el febrero 15, 2021

Las protestas en Rusia tras el encarcelamiento del activista opositor Alexei Navalny han provocado nuevamente tensiones políticas con los países europeos vecinos. Evangelical Focus ha hablado con un pastor evangélico ruso sobre la diversidad que se puede encontrar en un país de 140 millones de habitantes y 17 millones de kilómetros cuadrados.

Vitaly Vlasenko es un bautista de cuarta generación que vive en Moscú y desde su perspectiva, las protestas se ven “de manera diferente” según a quién se le pregunta por ello. “Los jóvenes que mayoritariamente participan en las protestas lo ven como una forma de expresar lo que piensan sobre la libertad, mientras que los mayores son más cautelosos a la hora de dar su opinión”, dice.

Cuanto más recuerden los rusos los tiempos de la Unión Soviética, menos expresarán de forma enfática puntos de vista controvertidos. “Desde la época soviética, los rusos solo hablan de cuestiones sociopolíticas en sus cocinas”, explica Vlasenko con una sonrisa. “Para usar el ejemplo bíblico, todavía recordamos los 400 años de Egipto… Fueron 70 años en realidad, pero aquellos que recuerdan el régimen soviético están de alguna manera cautivos de ese momento y mentalidad”.

En otras palabras, todavía existe la sensación entre las generaciones mayores de que si expresan su opinión sobre ciertos temas, “tarde o temprano, alguien vendrá a llamar a tu puerta”.

El pastor conoce de “algunos evangélicos, jóvenes, que se han sumado a las últimas protestas, y algunos han sido detenidos y han pasado varios días detenidos”. Pero aclara: “No tengo conocimiento de pastores, obispos u otros líderes cristianos que hayan participado”.

¿Por qué no? Por un lado, “porque un líder evangélico o cristiano entiende que detrás de él hay cientos o miles de personas”. “En una iglesia hay variedad de personas, por lo que debemos tener cuidado al expresar preferencias políticas”, señala. 

“Los rusos solo hablan de cuestiones sociopolíticas en sus cocinas”

Vitaly Vlasenko, pastor bautista en Moscú y embajador general de la Alianza Evangélica Rusa. / REA

Una segunda razón, dice Vlasenko, es que “los evangélicos son un grupo minoritario, y [las autoridades] a veces sospechan de nosotros, porque somos vistos como proeuropeos”. Por lo tanto, es importante “la forma en que actuamos, qué decimos, incluso en las redes sociales”. 

Los cristianos evangélicos tienen el deseo de expresar que “somos ciudadanos rusos como todos los demás”. “Queremos que nuestro país se desarrolle, florezca y tenga éxito”, subraya Vlasenko. Las iglesias a menudo están cansadas de luchar contra las “malas interpretaciones” que las presentan como opuestas a las autoridades. “Esa imagen no es cierta, porque hay todo tipo de opiniones políticas entre nosotros, los evangélicos”, defiende.

Los grupos religiosos minoritarios en Rusia reaccionaron enérgicamente en 2016 contra la llamada Ley Yarovaya, que limitaba  actividades públicas como la evangelización. La posterior ilegalización de los Testigos de Jehová y la limitación de los líderes religiosos extranjeros han provocado aún más presión sobre los evangélicos.

Vlasenko ve una confusión generalizada sobre lo que está permitido o no según el nuevo reglamento. “Si lees la ley, ves que puedes evangelizar afuera libremente. Lo que no está permitido es invitar a gente a la iglesia. Tenemos libertad religiosa y de expresión y podemos compartir nuestra fe, pero solo los pastores y los que obtienen una licencia especial pueden invitar a las personas a una reunión de la iglesia”, explica.

Según el pastor, los cambios en la legislación conducen a menudo a malos entendidos con la “policía local, cuando tienen que delimitar qué es la libertad de expresión y de religión y qué es la actividad misionera no permitida”. La presión sobre la libertad religiosa puede variar de una región a otra. En varios lugares fuera de las grandes ciudades, los miembros de la iglesia han sido multados y “su actividad de alcance se ha suspendido, porque no hay seguridad sobre cómo la policía interpretará la ley”. 

Otro gran desafío ha sido la pandemia (como ocurre en los países vecinos), pero las iglesias de Moscú, por ejemplo, ahora pueden reunirse de nuevo, siempre que respeten las “recomendaciones básicas de la Covid-19”.

Para los evangélicos rusos, estar asociado con ministerios europeos o redes de iglesias no siempre es problemático. De hecho, dice Vlasenko, “los rusos nos consideramos un pueblo europeo”. “En Moscú y San Petersburgo, por ejemplo, no nos vemos como asiáticos”. En este contexto, “los evangélicos nos vemos como un puente entre Oriente y Occidente”, añade el pastor.

Las diferencias culturales entre los extremos geográficos del continente tienen mucho que ver con la historia de la Cristiandad, explica Vlasenko. “Ha habido reformas e ideas liberales en Europa Occidental en los últimos siglos desde la división entre las iglesias católica y ortodoxa” y muchos de estos desarrollos no se ven con buenos ojos.

El siglo XX tampoco han ayudado. “En la época soviética, si tenías amigos en Europa Occidental o en Estados Unidos, no te veían como una persona de confianza. Podría hablar de mí mismo. Cuando me crié, mis amigos de la escuela me llamaban ‘espía estadounidense’. ¿Por qué? Bueno, porque yo era bautista y creía en Dios. Bromeaban y me decían: ‘En cualquier momento un avión vendrá a recogerte y te llevará a casa, a Estados Unidos’”, recuerda el pastor.

Esta mentalidad todavía tiene efectos hoy. Cualquier organización que tenga vínculos con grupos extranjeros debe registrarse ante las autoridades como “agente extranjero”. Eso, dice el pastor, no es una etiqueta agradable que sobrellevar.

Al contrario de muchos creyentes en Europa occidental, los rusos no se han sentido especialmente incómodos cuando se les ha relacionado con el presidente estadounidense saliente.

“A los rusos, en general, les gusta Trump, incluidos los evangélicos”, asegura Vlasenko. Según el pastor, consideran que “el vicepresidente de Trump [Mike Pence] es un buen creyente, y que se aprobaron varias leyes en las que los evangélicos rusos estarían de acuerdo, a pesar de que tal vez no les gustara el trasfondo moral de Trump”.

“Los rusos solo hablan de cuestiones sociopolíticas en sus cocinas”

El presidente ruso Vladimir Putin junto al expresidente estadounidense Donald Trump. / Kremlin.ru, CC

No está claro cómo se desarrollará la relación entre Rusia y Estados Unidos bajo la nueva administración de Joe Biden. “En Rusia, tenemos grandes sentimientos antiamericanos, debido a las sanciones y la competitividad heredada. Nos vemos como una gran nación, y no nos gusta que alguien nos diga qué debemos hacer”, admite Vlasenko.

El cristianismo evangélico en Rusia representa “entre el 1% y el 3%”, una cifra que incluye a los “bautistas, pentecostales, carismáticos, luteranos y otros”. Según Vlasenko, “el número de evangélicos se ha ido reduciendo un poco en los últimos años”. Eso podría tener que ver con que muchos rusos no ven una “necesidad espiritual” en un contexto en el que el consumismo se ha convertido en un estilo de vida.

En esta nueva década, Vlasenko señala que le gustaría ver el fin de “las luchas entre unas denominaciones y otras y el culparse mutuamente”. Existe la necesidad de “unirse como Alianza Evangélica Rusa (REA)”, dice Vlasenko, que también sirve como embajador general de la REA. Esta unidad ayudaría a “ganar más interés en la gente”.

“Nos gustaría estar más unidos y, por supuesto, desarrollar nuestra relación con el cristianismo evangélico a nivel mundial. Los jóvenes rusos hablan inglés y se ven a sí mismos como parte del mundo. Queremos ser cada vez más abiertos y ser parte de Europa y del mundo en general”, afirma Vlasenko.

¿Cómo pueden orar otros cristianos evangélicos por Rusia? “Orad para que los evangélicos podamos tener unidad entre nosotros y una idea sólida de cómo trabajar en la sociedad. No solo ser santos en la iglesia, sino santos en todas partes: en el trabajo, en la escuela, en la universidad, en el ejército…”, dice el pastor.

“Y orad para que podamos ser una buena influencia en nuestra cultura rusa. Nuestra mentalidad hace que a veces sea difícil hablar con los creyentes ortodoxos rusos, pero debemos pensar que somos hermanos y hermanas en Cristo, incluso cuando tenemos diferentes puntos de vista teológicos”, considera.

Y finalmente, agrega Vlasenko, “orad para que podamos ser una nación que sea amiga de los países europeos, de Estados Unidos y de otros”. “A veces otros países nos ven como si los rusos quisiéramos pelear con todos, como si fuéramos enemigos. ¿Quizás sería bueno tener más experiencias interculturales? Los evangélicos nos vemos a nosotros mismos como constructores de puentes”, concluye.

Avivamiento Radio no se hace responsable por el contenido de este artículo. Solo publicamos artículos De Fuentes de confianza, pero es posible que se publiquen artículos con opiniones diferentes a los nuestros. Cada lector debe evaluar el contenido publicado con mucho cuidado. Si cree que hay algún problema con este artículo, le invitamos a ponerse en contacto con nosotros. Escríbenos a info@avivamiento-radio.com.


Opiniones

Deja un comentario