Canción actual

Title

Artist


Chile está bajo estado de emergencia tras violentas protestas

Escrito por el octubre 21, 2019

Miles de chilenos regresaron a las calles de Santiago el lunes, golpeando ollas y bocinas de automóviles para lanzar una segunda semana de protestas contra las presiones del costo de la vida y la desigualdad de ingresos.

Al menos 11 personas murieron, 200 resultaron heridas y más de 1,500 fueron detenidas, ya que la nación de 18 millones, un faro de estabilidad y prosperidad en América del Sur, se ha convertido en el último país latinoamericano en estallar en violencia.

Los manifestantes convocaron a una huelga general el lunes. El presidente Sebastián Piñera dijo que el país estaba en guerra. El estado de emergencia continuó y las autoridades declararon más toques de queda. Pero después de un sangriento fin de semana, algunos servicios públicos reanudaron sus operaciones y algunas empresas reabrieron.

La jefa de derechos de la ONU, Michelle Bachelet, pidió el lunes diálogo, investigaciones independientes y el fin de la “retórica inflamatoria”.

“Estoy profundamente perturbada y entristecida de ver violencia, destrucción, muertes y lesiones en #Chile”, tuiteó Bachelet, la predecesora de Piñera como presidenta de la nación andina. “Insto al Gobierno a que trabaje con todos los sectores para encontrar soluciones para abordar las quejas y calmar. Insto a todos los que planeen participar en las protestas a hacerlo pacíficamente ”.

Las manifestaciones dirigidas por jóvenes, provocadas la semana pasada por un aumento en las tarifas del metro en la capital, han crecido y se han extendido incluso después de que Piñera rescindió el aumento de tarifas. Los manifestantes cerraron el transporte público, saquearon supermercados y farmacias, y prendieron fuego a estaciones de metro y edificios gubernamentales.

Piñera, quien regresó a la presidencia el año pasado después de servir de 2010 a 2014, ha respondido desplegando más de 10,000 soldados en la operación más grande desde la dictadura de Augusto Pinochet hace más de tres décadas. Las fuerzas de seguridad han disparado gases lacrimógenos y balas de goma contra la multitud.

Tres civiles murieron el domingo por la noche, dijeron las autoridades. Uno recibió un disparo; dos murieron en un incendio en un supermercado. Cincuenta miembros del personal de seguridad resultaron gravemente heridos.

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, dispuesto a usar la violencia sin límites”, dijo Piñera en un discurso televisado a nivel nacional el domingo por la noche.

Pero para el lunes por la mañana, el líder de las fuerzas armadas trató de rechazar esa afirmación.

“No estoy en guerra con nadie”, dijo el general Javier Iturriaga a los periodistas.

El caos sigue a las protestas contra la austeridad y la corrupción en Haití, Ecuador, Perú, Argentina y Honduras, entre otros países. Pero se suponía que Chile era diferente. El país encabeza a Sudamérica en prácticamente todas las tablas: PIB per cápita, Índice de Desarrollo Humano de la ONU, clasificaciones de libertad múltiple.

¿Por qué protestan los chilenos?

El aumento del 4 por ciento en las tarifas del metro provocó pequeñas manifestaciones hace una semana. La mitad de los trabajadores de Chile ganan $550 por mes o menos, según el instituto nacional de estadística, lo que hace que el transporte público sea un gasto significativo para muchas personas que viven y trabajan en la capital. A finales de la semana pasada, el movimiento se había convertido en manifestaciones masivas contra un costo de vida en aumento y un modelo económico que los chilenos enojados dicen que genera un crecimiento desigual.

La expansión constante en las últimas dos décadas le ha dado a la nación la clase media más grande y una de las tasas de pobreza más bajas de la región. Pero la alta desigualdad se ha mantenido prácticamente igual, según el Banco Mundial.

Los manifestantes se quejan de la costosa educación privada y la atención médica, el aumento del costo del servicio público y la reducción de las pensiones. En junio, el precio de la electricidad aumentó en un 10 por ciento.

“Durante más de una década, los estudios han advertido sobre la creciente frustración con las condiciones de vida en Chile”, dijo Jorge Contesse, profesor de derecho en la Universidad de Rutgers. “Sin embargo, nos siguen diciendo que esto fue imprevisible”.

“Chile se rige por una constitución que fue elaborada bajo la dictadura y que, a pesar de las reformas significativas, ha dejado la infraestructura política y legal fundamental sin modificar y sin responder a las demandas de miles, si no millones, de chilenos”.

Algunos están enojados con Piñera, un millonario educado en Harvard que algunos dicen que no está en contacto con la gente. Muchos se sienten atrapados por la combinación de costos crecientes y una desaceleración económica.

“La ira que mantiene a la gente en las calles está en contra de un modelo que privatiza y se beneficia de todos los aspectos de nuestra vida”, tuiteó Emilia Schneider, jefa de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. “El aumento de los boletos fue la caída que derramó el vaso”.

Fuente: The Washington Post

Avivamiento Radio no se hace responsable por el contenido de este artículo. Solo publicamos artículos De Fuentes de confianza, pero es posible que se publiquen artículos con opiniones diferentes a los nuestros. Cada lector debe evaluar el contenido publicado con mucho cuidado. Si cree que hay algún problema con este artículo, le invitamos a ponerse en contacto con nosotros. Escríbenos a [email protected]

Anuncios

Opiniones

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: